Sancionaron a Boca por “ofender” a River Plate

En una medida algo insólita, la Justicia multó a Boca Juniors por permitir el ingreso de banderas ofensivas en el último partido ante River Plate en mayo de 2011, además de algunos disturbios en un encuentro ante Atlético de Rafaela y por exceso de público en algunos cotejos del año pasado.

El fiscal penal, contravencional y de faltas de la ciudad, Aníbal Brunet, y el apoderado de Boca, Osvaldo Tevez, acordaron una probation para dejar en suspenso las causas contra el club, según informaron a la agencia DyN fuentes judiciales. En consecuencia, Boca deberá donar “materiales, alimentos o equipamiento” por valor de 200 mil a tres cooperativas, a la Fundación S.O.S y al Club Glorias Argentinas.

Además, tendrá que realizar un debido control de la cantidad de gente que ingresa al estadio, contratar personal de seguridad privada para que exclusivamente se dedique a dejar libres los pasillos de las plateas y los palcos, y deberá participar de un programa de control y seguridad en los espectáculos deportivos y artísticos masivos. “Se le hace saber que en caso de que no cumpliera con ellas, o que cometiera otra contravención, se continuará con el proceso”, sostiene el acuerdo.

La probation es por haber permitido que su hinchada ingrese al partido que jugó el 15 de mayo del año pasado contra River banderas que decían “Promoción 2011”, “Hijos Nuestros”, “Hijo te Bas a la B”, y sábanas blancas con la frase “el fantasma de la B” o “B”.

También, por exceso de público en ese partido y en otros dos, entre ellos el de la despedida del fútbol de Martín Palermo que disputó contra Banfield el 12 de junio del año pasado.

Por ese partido también se le reprochó al club haber permitido que el conductor Mario Pergolini y el músico Andrés Ciro Martínez hayan estado durante el segundo tiempo dentro del campo de juego, detrás de los carteles de publicidad, para luego del partido animar los festejos de la despedida de Palermo.

Por último, se le reprochó al club no haber tenido recaudos de organización y seguridad en el partido que disputó contra Rafaela el 20 de octubre pasado, cuando ingresaron al estadio poco más de mil personas sin entradas y hubo espectadores sentados en las escaleras.

En ese partido, la fracción de la barra brava que responde a Rafael Di Zeo provocó destrozos en el sector visitante del club, mientras que su rival en la hinchada, Mauro Martín, lo amenazó de muerte con el gesto de deguello. Ambos barras fueron condenados a cumplir cinco días de arresto efectivo.

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *