River, a sólo una semana del Clausura, es pleno desconcierto

boca

La situación que vive River es, sin duda, una de las peores de su historia. En apenas seis meses logró que todo el mundo del fútbol se olvide del título que consiguió a mediados de 2008. En el torneo de verano demostró que la versión “millonaria” de “Pipo” no se recuperó de la caída.
En todo el torneo de verano, River no pudo conseguir ni un triunfo y encarará el Clausura 2009 con una aguda crisis no sólo futbolística, sino anímica.

Los jugadores se muestran sin confianza en si mismos en incluso en sus propios compañeros. A esa crisis se le suman las declaraciones de los jugadores que piden refuerzos de jerarquía, recordándole a la dirigencia que la últimas incorporaciones no han dado resultado.

A apenas una semana del inicio del Clausura, River no pudo incorporar a ninguno de los jugadores pedidos por Gorosito. Apenas parece estar cerca lo de Mercier, un volante que poco podrá aportarle a la creación futbolística de River y que deberá acoplarse al equipo en sólo siete días.

El otro jugador que deberá sumarse en pocos días, si Gorosito lo tiene en cuenta, es Marcelo Gallardo. El muñeco intentará asociar el juego de un River que animicamente está destruido, y que sufre la ausencia de un líder.

River vive momentos de total desconcierto; los dirigentes contrataron a un jugador que el técnico había descartado, los jugadores reclaman “refuerzos de jerarquía” y piden el regreso de Ortega, el técnico no sabe con que jugadores contará a una semana del Clausura.

Incertidumbre, crisis, y desconcierto, son las palabras que describen el colapso de River y su panorama a futuro, cuando deba afrontar la pelea por los puntos, lejos de las excusas de los torneos de verano

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *