Michetti, en una villa y con un ídolo de Boca

Hola, Martín, mucho gusto, subí”, dijo Gabriela Michetti con tono alegre y una sonrisa, en la entrada del Parque Roca. Martín Palermo, el ídolo de Boca Juniors, le sonrió tímidamente antes de subirse al asiento trasero del auto en el que ya estaba ubicada la diputada y candidata de Pro. Al rato, y luego de bordear el parque Indoamericano, ambos estaban recibiendo apretujones, saludos y abrazos de los pobladores de la villa 20, reunidos para la inauguración de una escuela de fútbol para personas con discapacidad.

“Vamos a seguir apostando fuerte en favor de la urbanización, la educación y la inclusión social”, dijo Michetti rodeada de un enjambre de periodistas y chicos en busca de un autógrafo de su ídolo futbolístico. Sonaba, fuerte, música tropical, y en las paredes se veían los carteles amarillos con el lema oficial “Haciendo Buenos Aires”. Otro afiche con las caras de Macri y Cristian Ritondo, referente de Pro en la zona sur, se erigía detrás de los flamantes arcos. “Disfruten mucho, aprovechen la cancha y no se peleen”, dijo el veterano centrodelantero, micrófono en mano, mientras Michetti lo miraba, feliz. “¿Política? No, de política nada”, aclaró el goleador cuando La Nacion intentó conocer su visión sobre la política porteña.

Más allá de la foto con un ídolo popular, la referencia de Michetti a la urbanización de las villas, dicha en medio del caótico escenario y junto a un referente del equipo de su jefe político, distó de ser inocente: de aquí a fin de mes, cuando Mauricio Macri decida finalmente quién es su candidato a jefe de gobierno porteño, la candidata reforzará un perfil más cercano al día a día de la administración porteña, punto fuerte de su adversario, el jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta.

“En estos días va a mostrar que conoce la gestión y lo que va a hacer hacia adelante”, afirmó uno de los dirigentes que Michetti más consulta. Reuniones con ministros, secretarios y subsecretarios tendrán como meta alejar los temores de los actuales funcionarios a un cambio brusco de nombres si es que ella es elegida, y luego gana los comicios. “Este es mi equipo, no tengo otro”, dice la diputada en cada reunión con quienes manejan la gestión porteña.
Rodríguez Larreta

¿Y Rodríguez Larreta? Tal como lo prometió luego de la reunión en el Buenos Aires Design, en la que Macri les tomó examen, y sin prestar atención a las encuestas que le son adversas, el jefe de gabinete se siente “más candidato que nunca”. A su habitual y frenético ritmo de trabajo, Larreta le sumará ahondar en un estilo más descontracturado, un cambio que le dio resultado ante los propios, en el Buenos Aires Design. “Nos hizo llorar a muchos. Y es un tipo que no necesita demostrar que va a gestionar mucho mejor de lo que lo haría Michetti”, afirmó un funcionario que lo conoce bien. La foto con el cantante español Joaquín Sabina, a quien le entregó un premio, es una muestra del cambio de estilo de Rodríguez Larreta.

Cerca del jefe de gabinete analizaron la reunión Michetti-Palermo como “un guiño” a la diputada. Sucede que el centrodelantero mantiene una relación fluida con Macri aún hoy, y fue uno de sus referentes cuando era presidente de Boca.

“Pero no quiere decir nada. Tenemos el apoyo del 80 por ciento del partido y la mayoría del gabinete”, responden cerca del jefe de gabinete. Un debate público, el viernes en la Legislatura porteña, con el ex jefe de gobierno Jorge Telerman, será otra prueba para su temple. Ese que alguno de los dos candidatos de Pro deberá poner en juego durante la dura campaña que se avecina.

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *