Después de 13 años, un equipo argentino ganó en Venezuela por la Copa

boca2

Tranquilo. Porque venía de ganar por el torneo local, luego de dos derrotas y porque el debut en la Copa fue con victoria. Por eso, con calma y sin algunas de sus figuras llegó Boca a Venezuela, trece años después de la última victoria de un equipo argentino en esta competición, para jugar ante el Deportivo Táchira, por el Grupo 2 de la Libertadores.

Y el comienzo del partido estuvo dentro de esa tranquilidad. Boca intentó pararse en el campo rival y lo consiguió circulando la pelota y buscando los espacios para poder abrir la defensa local. El Táchira, en tanto, prefirió apostar por la velocidad del delantero de la selección venezolana Daniel Arismendi y la potencia del argentino Alejandro Delorte para salir de contra.

Justamente de esa manera casi llega el primer gol del equipo local. Arismendi, rápido y habilidoso, encaró al paraguayo Julio César Cáceres y aprovechó un resbalón del defensor para escaparse y quedar mano a mano con Roberto Abbondanzieri. Si no fuera por la poca potencia del delantero y la reacción del Pato, Boca se hubiese encontrado con una desventaja muy temprano.

Pero no fue más que un pequeño susto para el equipo de Ischia, que de a poco comenzó a perder terreno y se encontró con un rival que quiso adelantarse y complicó con alguna pelota parada. De Boca poco y nada, pero también de los venezolanos. Delorte tuvo un cabezazo y casi convierte. También pudo haber abierto el marcador Ricardo Noir y Facundo Roncaglia con un remate desde lejos. Pero los dos hicieron agua y el resultado no se modificó en esa primera parte.

Juan Román Riquleme, la figura excluyente de Boca, no tuvo buen primer tiempo y se lo vio inconexo con los delanteros Nori y Lucas Viatri, que a la vez se encontraron muy poco entre ellos para atacar. Recién en el segundo tiempo, iban a llagar las chances para uno de ellos, pero también, sin éxito.

El comienzo del complemento encontró a un Boca más adelantado y con la idea fija en volcar el resultado a su favor. Con Nicolás Gaitán algo encendido ante la pobreza de Riquelme, el equipo de Ischia empezó a buscar con centros y dos veces estuvo a punto de convertir. En las dos, el protagonista fue Viatri, quien primero erró una palomita por el segundo palo y después estrelló en el palo un cabezazo en el centro del área.

Táchira también tuvo la suya. Entre las dos jugadas del delantero de Boca, Jorge Casanova desperdició una inmejorable posibilidad. Sergio Chacón llegó hasta el fondo, ganó una buena pelota y tiró un centro para el remate del mediocampista que falló en la puntería y de volea la tiró muy por encima del travesaño.

Cuando todo parecía que el resultado estaba cerrado, apareció un hombre que todavía no había tenido una chance para convertir. Luciano Figueroa, quien ingresó por Viatri tuvo su oportunidad y no la desperdició. El delantero, que el domingo hizo dos goles ante Huracán, colocó un cabezazo en el segundo palo de Sanhouse y Boca se trajo tres puntos de Venezuela. La primera victoria de un equipo argentino luego del 4-1 de River ante Caracas en 1996.

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *