Boca Juniors entró en zona de turbulencia

boca

La derrota ante el Vélez Sarsfield y la consiguiente eliminación de la Copa Sudamericana han dejado al Boca Juniors en zona de turbulencia, ya que al alarmante rendimiento del equipo se ha sumado la reprobación de sus simpatizantes, lo cual hacía muchos años que no ocurría.

Los hinchas boquenses, que se jactan de “alentar en las buenas y en las malas”, despidieron el miércoles a la formación derrotada con silbidos en el estadio del Vélez, el Campeón del Clausura argentino que prácticamente lo borró del campo de juego pese a haber ganado por la mínima.

Su figura en ese encuentro fue el portero Roberto Abbondanzieri, quien evitó una goleada.

El lateral paraguayo Claudio Morel Rodríguez, un de los pocos jugadores auriazules que habló con la prensa tras el encuentro, reconoció que “hay un bajo rendimiento individual y colectivo” en un Boca Juniors que también en la Liga tiene problemas al situarse a siete puntos del liderato en sólo cuatro jornadas.

El punto clave de la crisis del Boca es que no tiene respuestas de parte de sus jugadores clave, entre ellos Juan Román Riquelme, una sombra del que fue hace un par de temporadas.

Atada a un presente preocupante ha quedado la clasificación a la Copa Libertadores de 2010, debido a que no le alcanzan los puntos sumados esta temporada para aspirar a una plaza.

La prensa deportiva señala este jueves que el conjunto boquense es “inexpresivo”, que está “desorientado” y que a su técnico, Alfio Basile, le esperan días de presiones por las urgencias que tiene para modificar el rumbo.

Para Basile, el Boca Juniors es el “Deportivo ganar siempre” y en su primer ciclo como entrenador del equipo, entre 2005 y 2006, cumplió sobradamente con todas las expectativas al sumar cinco títulos en igual cantidad de competiciones en las que participó.

Las cosas han cambiado de manera rotunda en el comienzo de esta etapa -Basile asumió a mediados de este año en sustitución de Carlos Ischia-, que inició con más bajas que altas en la plantilla, lo cual arrojó un marcado déficit por los traspasos al fútbol europeo de tres jugadores vitales: los centrocampistas Jesús Dátolo y Fabián Vargas y el punta Rodrigo Palacio.

Los malos resultados preocupan en el Boca Juniors, pero alarma el bajo nivel de la mayor parte de sus jugadores. El “Deportivo ganar siempre’ recibirá el domingo al Godoy Cruz de Mendoza en ‘La Bombonera’, ahora bajo una presión agobiante.

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *