Boca arde por todos lados

boca7

El técnico de Boca Juniors, Carlos Ischia, dijo el viernes que no piensa renunciar aunque su equipo, acostumbrado a los grandes éxitos, quedó envuelto en un tremendo fracaso por su eliminación en los octavos de final de la Copa Libertadores en su casi invencible feudo de La Bombonera.

“Mi contrato es hasta diciembre y lo voy a respetar a muerte”, dijo Ischia en reunión de prensa. “Mi mente está para seguir porque estoy fuerte, estoy entero”.

Con gol de Diego De Souza a los 28 minutos, Defensor Sporting de Uruguay noqueó a Boca 1-0 en la noche del jueves en los octavos de final, cuando Boca tenía todas las de ganar porque había empatado 2-2 en el choque de ida en Montevideo y ahora hasta le servía igualar sin goles o 1-1.

Esa catástrofe, por tratarse de un equipo de la magnitud de Boca, desató especulaciones de que Ischia iba a renunciar o sería despedido.

“El equipo está afuera de la copa por mi responsabilidad, pero yo voy a seguir”, destacó Ischia.

Poco después, en diálogo con periodistas, el presidente del club “xeneize”, Jorge Amor Ameal, también descartó un eventual alejamiento de Ischia.

“Somos respetuosos de los contratos… hoy por hoy no le vamos a pedir la renuncia”, dijo.

En cuartos de final, Defensor se medirá con Estudiantes, único equipo argentino que sigue en carrera tras la eliminación de Boca, River Plate, San Lorenzo y Lanús.

Actual campeón argentino y seis veces ganador de la Libertadores, cuatro de ellas durante la última década, Boca tampoco tiene nada que hacer en el campeonato local ya que deambula casi por el fondo a 12 puntos del líder Lanús y cuando restan 15 en juego.

El manager de Boca, Carlos Bianchi, se reunió el viernes con varios dirigentes de Boca, entre ellos Ameal.

“Ischia tiene contrato en Boca hasta diciembre, pero acá nadie garantiza nada”, dijo antes de esa reunión uno de los vicepresidentes del club, José Baraldi, al canal TyC Sports.

Mientras Boca sufre, su archienemigo River festejó su eliminación con centenares de carteles pegados en paredes de varias calles de la ciudad.

“Urgente se buscan ideas”, decía uno de ellos con la cara del técnico de Boca.

“Chau Ischia, el peor DT de la historia”, ironizaba otro y hasta había un tercero con un simple “Ja, ja, ja”, al lado del escudo de River rojo y cruzado por una franja blanca con la frase “Mira quién se ríe ahora”.

Boca llevaba 31 partidos invicto en La Bombonera por la Libertadores, desde que en 2003 cayó 1-0 ante Paysandú de Brasil.

El goleador Martín Palermo fue enigmático cuando tras el partido declaró que “este no era el camino correcto y hace rato que me di cuenta”, en lo que algunos interpretaron que pudo haber sido un reproche hacia Ischia y Juan Román Riquelme, figura emblemática de Boca y con el que Palermo no se llevaría bien.

Y cuando le preguntaron si en el plantel de Boca había un divorcio entre varios jugadores, Palermo eligió el silencio.

Riquelme, por su parte, dijo que la “la copa la gana uno solo. Parece que Boca es el único que tiene la obligación de ganarla todos los años”.

“Somos jugadores de fútbol y tenemos que seguir entrenándonos”, agregó el enlace. ‘‘Defendemos la camiseta del equipo mas grande del país y le pedimos disculpas a los hinchas. Estoy muy triste”.

“Fin de la historia”, tituló el deportivo Olé. “Se terminó un ciclo… El de Ischia, el de algunos héroes de ayer, el de un equipo que hizo historia. Boca quedó eliminado de la Copa, su mayor fracaso de la era moderna”.

“Boca, finalmente, se enfrentó a la realidad de un equipo glorioso pero desgastado por años. Este viejo campeón ya es historia”, destacó Olé.

Con el título “Se activó una bomba”, La Nación aseguró que la eliminación de Boca ‘‘traerá consecuencias deportivas, económicas y políticas” y que se revisará la renovación de contratos que terminan en junio de jugadores como Palermo, Hugo Ibarra, Luciano Figueroa y el colombiano Fabián Vargas.

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *